jueves, 6 de septiembre de 2012

claudio alfredo condori poca



CLAUDIO ALFREDO CONDORI POCA PARTICIPANTE DE  MAESTRIA  DE  EMI
DISEÑO CURRICULAR
Introducción:
Como respuesta al rol transformador y contestatario de los movimientos
sociales frente a las estructuras políticas y sociales vigentes hasta ahora,
el diseño curricular del Subsistema de Educación Regular debe impulsar
un proceso descolonizador que permita a los estudiantes asumir una formación
liberadora frente a las estructuras actuales de alienación cultural y
sometimiento económico.
En tal sentido, este proceso de cambio debe promover un nuevo modelo educativo
sociocomunitario productivo, que responda a las características de
una educación en diálogo complementario con las prácticas culturales y
los conocimientos de otras culturas, sin dejar de lado el avance científico y tecnológico, en armonía con la vida y la naturaleza,
para vivir bien en comunidad. En esta perspectiva, la educación sociocomunitaria-
Productiva, asumiría un compromiso con las clases urbano-populares
e indígenas originarias, sin discriminar a ninguna, desarrollando actitudes
de valoración, convivencia y diálogo entre distintas visones de mundo, para
proyectar y universalizar la sabiduría propia entre todos.
El Subsistema de Educación Regular se organiza de manera integral en
tres niveles de formación, que desarrollan una educación técnica y humanística,
articulada con los campos de saberes y conocimiento, áreas,
disciplinas y ejes articuladores que conforman la estructura curricular del
cambio educativo, proyectándolos a la educación superior.

I.              Caracterización del subsistema de educacion regular

Las políticas educativas que se implementaron de la reforma educativa,
fueron solamente hasta el segundo ciclo del nivel primario y estuvieron
orientadas hacia una psicopedagogía de enfoque constructivista,
descontextualizada del medio y la realidad educativa, con una orientación
individualista, humanística, modernizadora y globalizadora.
En el sistema educativo boliviano, la educación en el nivel secundario careció
de políticas claras y objetivas, además que ofreció una reducida diversificación
en su estructura; históricamente fue relegada y fue insuficiente
la atención a las necesidades psicosociales de los adolescentes. Más aún,
estuvo siempre al margen de los requerimientos nacionales, al no existir
una articulación con el nivel primario y la educación superior.
En este sentido, el Subsistema de Educación Regular, impulsado a través
del proceso de descolonización, fortalecimiento de la intraculturalidad e interculturalidad,
desarrollo de la heterogeneidad y diversidad de las culturas,
se caracteriza por ser integral, procesual y obligatorio, promoviendo en todos
los niños, adolescentes y jóvenes una mentalidad orientada al trabajo
productivo, creador, crítico e intelectual, para su inserción en la educación
superior.
En ese sentido, este subsistema integra los saberes y conocimientos locales
y universales en un proceso educativo de construcción colectiva,
con la participación de los distintos actores de la educación: maestros,
estudiantes, instituciones y organizaciones sociales, tomando en cuenta
criterios territoriales, culturales y lingüísticos, orientados a la formación integral
y desarrollo equilibrado de las potencialidades y capacidades de los
estudiantes en todos los subsistemas, niveles y modalidades.
El proceso educativo, emerge de las necesidades de la vida, tomando en
cuenta los intereses de las personas y la colectividad, a partir del cual, el
currículo de este subsistema, está orientado a la articulación y complementación
permanente de los saberes, conocimientos y prácticas culturales,
así como de nuevas metodologías y estrategias para mejorar el proceso
educativo.
II.            CARACTERIZACIÓN DE LOS NIVELES DE EDUCACIÓN REGULAR

El subsistema de educación regular contempla tres niveles de formación:
Educación inicial en familia comunitaria, Educación primaria comunitaria
vocacional y Educación secundaria comunitaria productiva. En tal sentido,
este subsistema brinda una formación integral practica-teórica-productiva
que se caracteriza por promover y fomentar en los estudiantes inclinaciones
vocacionales ligadas a las actividades productivas en los tres niveles de
formación, proyectándolos a la formación superior.
2. Fundamentos teóricos del subsistema de educación regular
2.1 Fundamentos políticos e ideológicos
El proceso de descolonización del Estado se da a partir de la participación
social en las decisiones sobre las políticas educativas, donde el pueblo
ejerce el poder social y es responsable de su propio desarrollo. Sobre esta
base se concibe al nuevo Estado como una estructura de poder, donde
prevalece lo sociocomunitario, que nace de los movimientos sociales, instituciones
urbano-populares y de los pueblos originarios.
2.2 Fundamentos filosóficos y sociológicos
El currículo educativo asume la cosmovisión andino-amazónica, entendida
como construcción sociocomunitaria a partir de la convivencia. En esta
relación se dan interpretaciones de los elementos y señales de la naturaleza,
del movimiento de los astros, del comportamiento de los seres vivos, y
otros fenómenos, desde los cuales la comunidad desarrolla sus prácticas
cotidianas en permanente relación con todo lo que le rodea. Se trata de
la convivencia al interior de un sistema de relaciones y correspondencias
entre los fenómenos naturales, sociales, culturales y cosmológicos, que
dinamizan los hechos de la vida.
2.3 Fundamentos epistemológicos
El currículo del Subsistema de Educación Regular, entendido como un
conjunto de saberes y conocimientos integrados, desarrolla procesos de
construcción cultural en el campo de la investigación, vinculados a la región,
comunidad, producción e identidad cultural. Los procesos educativos se
orientan a encontrar espacios de interrelación, vínculo y articulación entre
los conocimientos teóricos y el campo productivo.
Esta propuesta integradora tiene su reflejo curricular en la necesidad de un
enfoque multi, inter y transdisciplinarios de los contenidos de enseñanza y
de las actividades que se realizan con fines formativos, como condiciones
necesarias para la preparación de estudiantes capaces de identificar y
solucionar problemas complejos en su vida laboral y profesional.
2.4 Fundamentos psicopedagógicos
En los niveles de formación del Subsistema de Educación Regular, el proceso
educativo toma en cuenta los diferentes ritmos de aprendizaje, motivaciones,
potencialidades y limitaciones que mediatizan las experiencias
de los estudiantes, a partir de las siguientes acciones:
Implementación de aulas de apoyo, adaptaciones curriculares, maestros
y profesionales con formación especializada, recursos alternativos
de comunicación,fortalecimiento de la organización comunitaria y
trabajo con padres de familia.
IV. Fin del subsistema educación regular
Lograr en el estudiante boliviano una formación integral humanística, científica,
técnica y tecnológica productiva, con pensamiento crítico, reflexivo y propositivo que rompan esquemas mentales individualistas, racistas y discriminadores, articulada a la vida a partir del reconocimiento y práctica de valores ético, morales, cívico-ciudadanos y sociocomunitarios, en
diálogo intercultural con el conocimiento universal, asumiendo el trabajo
desde la educación en familia comunitaria, vocacional y comunitaria productiva,
como una necesidad vital del ser humano para lograr una convivencia
armónica, integradora y equilibrada con el cosmos y la naturaleza
para vivir bien.
V. Perfil del bachiller técnico humanístico
Los estudiantes al terminar la educación regular deben poseer:
• Formación humanística, técnica y productiva, con pensamiento
crítico, reflexivo, articulador, propositito y creativo.
• Valores sociocomunitarios, espirituales, morales, éticos y civismo
en el marco de la reciprocidad y la complementariedad.
• Formación intracultural, intercultural y trilingüe con conocimientos
y prácticas de las cosmovisiones.
• Capacidades, conocimientos, destrezas y habilidades, relacionadas
con las condiciones productivas de su entorno y del país.
• Compromiso con la problemática local, regional, nacional y mundial,
para contribuir en la generación de procesos de desarrollo y
de cambio.
• Habilidades en el manejo de las tecnologías tradicionales y
modernas en todos los ámbitos.
• Conocimientos científico humanísticos y artísticos vinculados a la
producción material, intelectual y espiritual.
• Destrezas y habilidades en el manejo de herramientas, tecnologías
de información y comunicación.
• Formación física y deportiva.
La formación técnica humanística que se busca en el nivel de la educación
comunitaria productiva está orientada a lograr personas capaces de participar
activamente en la producción, con habilidades y destrezas que logren
la articulación y aplicación de tecnologías ancestrales, las tradicionales y
modernas, con una formación integral teórica, crítica y práctica, que le permita
desarrollar y fortalecer valores éticos, morales y cívicos.
En tal sentido, el bachiller técnico humanístico deberá estar capacitado
teórica y prácticamente para participar con una actitud transformadora y
descolonizadora en los diferentes ámbitos de sus actividades, articulando
la ciencia y la tecnología con la producción, valorando los conocimientos
y saberes de las culturas originarias en diálogo intercultural con el conocimiento
universal.
A su vez, el bachiller con formación técnico humanística deberá tener una
visión y actitud intracultural e intercultural a partir de una práctica del lenguaje
oral y escrito que le permita convivir con sus semejantes en comunidad
y en equilibrio con la naturaleza. A la culminación de los estudios
de la educación regular los estudiantes obtendrán el título de bachiller de
carácter técnico-humanístico que acredita su formación productiva.
VI. Objetivos del subsistema de educacion regular
Los objetivos del subsistema de Educación Regular son:
• Garantizar la formación integral de los estudiantes en el desarrollo
cognitivo, afectivo, social, ético, espiritual y artístico en el marco
de la intraculturalidad e interculturalidad.
• Desarrollar una educación científica, humanística, técnica-tecnológica,
cultural, artística y deportiva.
• Desarrollar conocimientos fundamentales biunívocos de carácter
técnico y humanístico para su desenvolvimiento en la vida y la
continuidad de estudios en el subsistema de formación superior.
• Universalizar los saberes y conocimientos propios para el
desarrollo de una educación desde las identidades culturales.
• Formar personas con actitud crítica e identidad cultural propia
frente a la historia y las diversas manifestaciones sociales y culturales.
• Cultivar valores sociocomunitarios, éticos, morales y estéticos
basados en la vida, sobre la base de una sólida formación en
derechos humanos.
• Desarrollar capacidades y habilidades comunicativas trilingües a
partir de una apropiación crítica y creativa de una lengua nativa,
castellano y una lengua extranjera.
• Desarrollar una consciencia integradora y equilibrada entre el ser
humano y la naturaleza.
• Formar y cultivar una conciencia productiva comunitaria para
generar emprendimientos productivos vinculados a las economías
locales, regionales, nacionales e internacionales.
• Incentivar la práctica de técnicas productivas en los contenidos
curriculares, de acuerdo a las necesidades y las potencialidades
de cada región.
• Promover la investigación integral de los saberes, conocimientos
y prácticas culturales, con el propósito de producir tecnología aplicada,
acorde a la realidad de cada contexto.
• Atender las necesidades de formación educativa integral sin
jerarquización alguna, desarrollando potencialidades y capacidades
físicas, intelectuales, afectivas, culturales, artísticas, deportivas,
creativas y espirituales.
• Promover la formación cívica en el sistema educativo plurinacional
orientando al ejercicio pleno de deberes y derechos ciudadanos
en el marco de la Constitución Política del Estado y la Declaración
Universal de los Derechos Humanos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada